La CTA se declara en estado de alerta y movilización

Esta tarde se reunió la Comisión Ejecutiva Nacional de la CTA Autónoma y se declaró en estado de alerta y movilización ante los anuncios de ajuste, privatización y despidos realizados por el presidente electo Javier Milei tras los comicios del domingo pasado.

La CTA rechaza la posibilidad de volver a las políticas de entrega y fracasos permanentes que nos llevaron a más pobreza y desocupación y ante cualquier intento de avanzar sobre los derechos de las y los trabajadores, tanto en la preservación de sus puestos de trabajo como en sus condiciones laborales y salariales.

Una vez más la Central plantea la necesidad de llevar adelante políticas sociales de inclusión en beneficio de los sectores más vulnerables en oposición a los grandes grupos económicos, empresas transnacionales y la injerencia del Fondo Monetario Internacional que están al servicio de estas minorías de privilegio.

El estado de alerta y movilización es la convocatoria para avanzar en asambleas en los distintos sectores de trabajo con organizaciones de la CTA Autónoma y aquellas que, integrando otras centrales sindicales, están en conflictos, con la convicción de construir un nuevo modelo sindical y alentar nuevas experiencias de organización de la clase trabajadora. En ese marco, el 29 y 30 de noviembre se reunirá la Conducción Nacional de la CTA, conformada por las y los Secretarios Generales de todo el país, para continuar con el debate ante este escenario conflictivo.

La CTA respeta la voluntad de la mayoría expresada en las elecciones y asume el compromiso de avanzar hacia la unidad del campo popular para enfrentar esta nueva etapa.